Persianas venecianas en el interior de una casa

Persianas venecianas para hogares y oficinas

Instalamos persianas venecianas.

Las persianas venecianas se remontan al siglo XVIII, donde se usaban principalmente en edificios de oficinas para regular el aire y la luz. Desde entonces, la gama de persianas venecianas se ha incrementado, permitiendo elegir entre una amplia variedad tanto para su hogar como oficina.

Son versátiles, adecuadas para cualquier tamaño de ventana, asequibles, duraderas, de bajo mantenimiento y es fácil de limpiar. Combinan el estilo del estor con la comodidad y las funciones de las cortinas normales: aislar el frío y calor y conseguir intimidad.

Son ideales, las persianas venecianas, para casi cualquier habitación y tamaño de ventana. Están hechas de listones horizontales o lamas, unidos uno encima del otro y se mantienen en su lugar con una cuerda o cordones, y puedes regularlas. Las lamas pueden ser de bambú, madera, aluminio, PVC. El mecanismo de apertura puede ser con motor, cuerda o con manivela. También hay una gran variedad de colores.

Mano abriendo una ventana veneciana
Persiana de madera

Ventajas de las persianas para hogares y oficinas

De aluminio, PVC o de madera, sus ventajas son las siguientes:

  • Nos permiten gestionar la luz natural

Permiten controlar la entrada de la luz de una manera muy precisa: podemos bajar y subir la cortina colocándola a la altura deseada, así como inclinar las lamas para orientar la luz a nuestro gusto.

  • Aíslan del calor y del frío

Permite mantener la temperatura adecuada en la habitación sin importar la época del año. Para calentar la habitación en invierno, se recomienda que la cara cóncava de las lamas mire hacia dentro y si queremos evitar el sobrecalentamiento en verano, la cara cóncava debe mirar hacia fuera.

  • Protegen la privacidad

Las lamas no tienen transparencia, por tanto, en la posición cerrada, nos aseguran una privacidad total. Por otro lado, si inclinamos discretamente las lamas, podemos ver el exterior sin ser vistos.

  • Aguantan bien la humedad y son fáciles de mantener

Las venecianas fabricadas en aluminio y PVC se pueden utilizar en las habitaciones donde se produce mucha humedad, como el cuarto de baño y la cocina sin el riesgo de que se deterioren y con un mantenimiento sencillo: Para quitar las manchas y el polvo, basta con pasar un paño seco o húmedo.

  • Son aptas para personas alérgicas

Como las persianas venecianas no se fabrican con textil, no acumulan tantos ácaros ni alérgenos resultando muy higiénicas. Por eso, son una buena opción para las personas con alergias.

  • Se pueden montar de muchas maneras diferentes

Existen varias maneras en las que se puede montar una cortina veneciana: en la hoja de la ventana, en el junquillo, en la pared, en el techo o hueco de la ventana.

  • Se adaptan a varios tamaños y formas de ventanas

Se fabrican individualmente para cada cliente. Las medidas se toman de acuerdo con el tipo de instalación preferido. Las lamas también están disponibles en varias anchuras. Las elegimos según el tamaño de nuestra ventana y el efecto que queremos conseguir.